¿Qué cubre la Cobertura Total?


Si contratas Cobertura Total, antes de retirar el vehículo la compañía de seguros te devolverá:


- Los cargos por daños al exterior del vehículo o componentes mecánicos, incluyendo:

Carrocería, techos y bajos.

Parabrisas, cristales, espejos, cerraduras.

Ruedas, llantas, tapacubos, motor, embrague o batería.

- Los “cargos por inmovilización” (mientras el vehículo está siendo reparado y no puede ser alquilado).

- Cargos por utilizar los servicios de taxi o de remolque como resultado de una avería o accidente.

- Gastos directamente relacionados si pierdes las llaves o cierra el carrro y se quedan dentro.

- La cantidad que la rentadora te cobre como resultado de la reclamación de la póliza de la Protección Antirrobo.

- Los cargos administrativos que tengan lugar como resultado de cualquiera de los puntos antes mencionados.


¿Qué no cubre nuestra Cobertura Total?


Todos los conductores deben cumplir con los términos del contrato de alquiler: La Cobertura Total no cubre los gastos incurridos en circunstancias que violen los términos del contrato de alquiler, tales como conducción imprudente, falta de combustible, o conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas.

En la oficina local, la rentadora te pedirá que dejes un depósito para cubrir los posibles daños al carro de alquiler; pero con la Cobertura Total te reembolsaremos la parte que le bloqueen, siempre sujeto a los términos descritos aquí.


La Cobertura Total no te devuelve los gastos ocasionados por:


- Reparaciones, asistencia en carretera u otros servicios que la empresa de alquiler de carros NO apruebe

- Gastos por la limpieza del vehículo o daños en el interior del mismo (a menos que sea causado por una colisión)

- Daño o pérdida de la sillita de niño, GPS o cualquier otro extra alquilado localmente.