La mayoría de las compañías de alquiler requieren una tarjeta de crédito a nombre del conductor principal para efectuar la retención o bloqueo de una franquicia por daños.

Esto significa que será necesario indicar una tarjeta de crédito válida en el momento de efectuar la reserva, aunque Atrápalo no efectúe ningún cargo en la misma si se trata de un pago directamente en la oficina.