Al igual que la mayoría de las pólizas de seguro, hay excepciones y circunstancias que invalidan el seguro. Éstas pueden incluir, pero no se limitan a:

Daños en los parabrisas/a las ventanas, los bajos y a el techo del vehículo, neumáticos y ruedas, llaves perdidas.

Cuando el vehículo es manejado campo a través o por pistas.

Manejar sin la debida precaución y atención o negligentemente.

Manejar bajo la influencia de las drogas o del alcohol.

 Estos serán mostrados claramente en el proceso de reserva y en la documentación de alquiler.